Categoría: Eventos

Categoría: Destacado

sábado, 9 de septiembre de 2017

NADA IGUALA A LA SONRISA DE UN NIÑO AL RECIBIR UN REGALO MIENTRAS ESTÁ HOSPITALIZADO



-La Fundación México Sonríe lleva juguetes a niños internados en el Hospital Juárez de México.

-En la Ludoteca recibieron grandes cajas con sus juguetes preferidos.


La noticia llegó temprano. El día no podía empezar de mejor manera: "Niños, hoy es su día de suerte. Les traen lindos regalos", les dijeron sus enfermeras, y más pronto de lo que canta un gallo, llegaron hasta la Ludoteca del Hospital Juárez de México.

Algunos llegaron por su propio pie, empujando el tripié con su botella de suero, otros requirieron la ayuda de sus papás que los llevaron en sillas de ruedas, y por su condición, los demás aguardaron en sus camas.

José Tadeo, de un año de edad; Estefanni Paola, de dos años; Mari, de tres; Alison e Iker, de cuatro, los dos; y José Francisco, de seis, que todo el tiempo se arreglaba la batalla del hospital, fueron los más pequeños y los primeros en llegar, acompañados de sus mamás.

Sin embargo, los más emocionados con el anuncio fueron Esmeralda, Paola, Sofía, José, Mindi, Regina y Daniel, que se mostraban orgullosos de las figuras de los héroes de la independencia que habían elaborado ahí, un día antes en la clase de manualidades, con motivo del mes patrio.

Luego de unos minutos de espera, amistosos integrantes de la Fundación México Sonríe, llegaron con su  cargamento de juguetes, así como sus mejores deseos para que mejoren su salud y regresen pronto a sus casas. Los pequeños pacientes del Servicio de Pediatría sólo tenían ojos para las enormes cajas.

José Francisco, quien cursa el primer año en la Primaria Teposcalli, en el municipio de Chimalhuacán, fue de los primeros en recibir una pistola-lanzadera, y de lo contento que se puso no sabía si arreglarse la bata o cargar la enorme caja.

Daniel de plano no espero que le dieran su obsequio. Decidido fue hasta el carrito que transportaba los obsequios y tomó el juguete. "Siempre quise uno de estos", dijo el pequeño paciente, quien estudia en la Telesecundaria "Sor Juana Inés de la Cruz" en Tlalnepantla.

"Nada Iguala a la sonrisa de un niño, y sobre todo si es de estos pequeños hospitalizados en el Servicio de Pediatría", dijo una de las mamás de los pequeños que se afanaba por sacar el juguete de la caja.

Las madres que estaban ahí, señalaron que otras fundaciones colaboran con las autoridades y el voluntariado del hospital, para ofrecer alternativas de entretenimiento a sus hijos en la Ludoteca, que está a su disposición en las mañanas, luego del desayuno, y por las tardes, después de comer.

Les gustan los juegos de mesa y que les lean cuentos o historias. pero se divierten más con las clases de manualidades. "Es increíble que con las cajas vacías de medicamentos elaboren figuras y maquetas. Resultan muy entretenidos para los niños", apuntaron.

Después, los amistosos integrantes de la Fundación México Sonríe, bajo la supervisión de los médicos y enfermeras, llevaron sus obsequios a los enfermeros que se quedaron en sus camas.